Oración A Santa Brígida Para Rezar En Un Año

Oraciones poderosas a San Alejo 2020-09-09

Contenido

oraciones a santa brigida

Señor mío Jesucristo, bendita sea vuestra garganta, tu estómago y entrañas, y perpetuamente sea honrado todo vuestro sagrado interior, porque en su debido orden dieron decorosamente alimento a vuestro hermoso cuerpo, y sustentaron vuestra vida corporal para la redención de las ánimas y alegría de los ángeles. Honra perpetua os sea dada, mi Señor Jesucristo, que en medio de tales angustias mirasteis humildemente con vuestros piadosos ojos de amor a vuestra santísima Madre, la que jamás pecó, ni permitió jamás en el menor pecado, y para consolarla le encargasteis a vuestro acólito que la custodiase fielmente. Bendición eterna sea dada a vos, mi Señor Jesucristo, que hallándoos en la agonía de la desaparición disteis esperanzas de lograr la bienaventuranza a todos y cada uno de los pecadores, cuando al ladrón transformado a vos, le prometisteis misericordiosamente la gloria del Paraíso. Bendito seáis Vos, mi Señor Jesucristo, que con nuestros benditos oídos quisisteis oír pacientísimamente las injurias y oprobios que os hacían enfrente de Pilatos, y los chillidos del pueblo pidiendo que el ladrón fuera absuelto, y que Vos, inocentísimo Jesús, fueseis condenado. Honra os resulte dada, mi Señor Jesucristo, que con todo tu cuerpo cubierto de sangre fuisteis culpado a la muerte de cruz, y con sumo mal la llevasteis en vuestros sagrados hombros conducido furiosamente al lugar de vuestra Pasión, y despojado de vuestras vestiduras, quisisteis ser clavado así en el santurrón madero. Bendito seáis Vos, mi Señor, mi Dios, y queridísimo amante de mi alma, que sois un solo Dios en tres personas.

Y no perdamos jamás la ilusión de amar más a Dios y de crecer en la santidad. Comprendo que estas oraciones para cada dia a lo largo de 12 años, son para hacerse despues de haber pasado 1º un año rezando las 15 reveladas en Roma a la santa. Brígida, dejando Suecia en 1349, se estableció en Roma, sede del Sustituto de Pedro. El traslado a Italia fue una época decisiva para agrandar los horizontes, no solo geográficos y culturales, sino más bien sobre todo espirituales de su mente y su corazón. Varios sitios de Italia la vieron, aún peregrina, deseosa de venerar las reliquias de los santos.

La Luz De La Fe Ilumina El Atardecer De La Vida

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus leales y enciende en ellos el fuego eterno de tu amor. Manda Señor tu Espíritu y todo será creado y se renovará la faz de la tierra. El papa Pio IX declaró conocimiento de estas oraciones. De esta manera, el Sumo Pontífice admitió la vericidad de esta plegaria para el bien de las ánimas; y firmó la aprobación el día 31 de mayo de 1862. Santa Brígida, te rogamos nos alcances del Señor, la perseverancia diaria para rezar estas oraciones por las Santas Llagas de Jesucristo. Tráenos de su Divina Clemencia el privilegio de meditarlas y su aprovechamiento espiritual.

Llenaos de regocijo, oh gloriosa Madre de Dios Virgen María, pues tras vuestra muerte merecisteis ver vivificado tu cuerpo, y juntamente con vuestra alma subir al cielo acompañado de ángeles, y reconocisteis a tu glorioso Hijo por Dios al par que hombre, y con sumo gozo visteis que era justísimo juez de todos y remunerador de las buenas obras. Alegraos, dignísima Señora mía Virgen María, por el hecho de que en exactamente el mismo momento en que resucitó de la muerte tu Hijo, quiso llevarlo a cabo saber a ti su santísima Madre, por lo que al punto se les apareció por sí mismo, y después se manifestó a otras varias personas, haciéndolas entender que había resucitado de entre los fallecidos el que en su cuerpo vivo había padecido la muerte. Alegraos, pues, dignísima Señora mía Virgen María, por el hecho de que derrotada la desaparición, destruído su creador, y abierta la puerta del cielo, visteis resucitado a tu Hijo y triunfante con la corona de la victoria; y a los cuarenta días después de su resurrección, lo estuvisteis viendo en presencia de varios subir a su reino de los cielos gloriosísimamente y como rey, acompañado de ángeles. En esta oración, revelada por Dios a Santa Brígida, es devota y de forma encarecida alabada la gloriosísima Virgen María por su santa concepción y también infancia, y por todos los actos virtuosos, penalidades y grandes dolores de su historia entera, y por su muy santa muerte, por su asunción, etcétera. Oh, San Judas Tadeo, mi patrón y abogado, te estoy pidiendo que me ayudes en esta necesidad y sobre todo que me alcances de Dios el perdón de mis culpas, por las que debo soportar estas penas temporales. Y asimismo solicita a Dios que me libere de la presente tribulación y angustia, para que esto no sea contrario a mi eterna salvación.

Lema: Misericordiosos Como El Padre

Leer mas sobre santamisa aqui.

oraciones a santa brigida

Ese tu infinito sacrificio pagó el salve, y al resucitar y subir gloriosamente al Cielo, ¡dejaste bien abiertas las puertas para esos que les encantaría seguirte! Oh Señor, por tu amarga Pasión y hermosa sangre, te suplicamos traspases nuestros corazones, a fin de que nuestras lágrimas de amor, adoración y penitencia, sean nuestro alimento noche y día. ¡Oh Jesucristo ¡Sois la eterna dulzura de todos los que Les adoran; la alegría que sobrepasa todo gozo y deseo; la salvación y esperanza de todos y cada uno de los pecadores.

[naaa asin=»B00KLDGNE8″]

oraciones a santa brigida

Leer mas sobre organizador graficos aqui.

  • ¡Oh, qué dolor tan enorme e inmenso has sufrido por amor a nosotros, en tu carne virginal!
  • Tú has manifestado no tener mayor deseo que el de mantenerse en medio de los hombres, en la tierra.

Regocijaos, dignísima Señora mía Virgen María, pues merecisteis ver cómo después de su Ascensión transmitió de súbito vuestro Hijo a sus Apóstoles y discípulos el Espíritu Beato de que antes les había llenado toda, y también ilustró maravillosamente sus corazones, incrementando en ellos el furor del amor de Dios y la integridad de la fe católica. Pero, al tiempo, nos sentimos movidos a suplicarte que no cese jamás tu asistencia y protección. Tú, que aparte de por un singular amor, estuviste unido con lazos de vínculo al Divino Redentor Jesús, fuente de todo bien, obtennos las gracias que requerimos para llevar una vida santa y consíguenos también las bendiciones que son signo de la divina complacencia.

Congratulaos, oh Señora mía Virgen María, por el hecho de que en vuestra suavísima muerte fue vuestra alma abrazada por el poder de Dios, quien la protegió contra toda adversidad, custodiándola paternalmente. Y entonces Dios Padre sometió a tu poder todas las cosas creadas, Dios Hijo puso honoríficamente consigo a su dignísima Madre en muy sublimado asiento, y el Espíritu Santurrón les ensalzó maravillosamente, llevando a su glorioso reino a Vos, que sois su Virgen esposa. Alegraos por siempre y en todo momento, Señora mía Virgen María, pues tras vuestra muerte estuvo pocos días en el sepulcro tu cuerpo, hasta que por el poder de Dios fue otra vez unido con honor a vuestra alma. Oh glorioso Apóstol San Judas Tadeo, verdadero familiar de Jesús y María según la carne, recurro a ti, en tanto que bien sé de tu gran dignidad y poder ante el Corazón Divino de Jesús. Por medio de este Corazón Divino alabo y bendigo a Dios por todas las gracias de las que me ha colmado. Humildemente postrado frente a ti, te suplico con todo el fervor de mi espíritu que dirijas tu mirada piadosa sobre mi.

Lea mas sobre lista de restaurantes aqui.

oraciones a santa brigida

Bendito seáis Vos, mi Señor Jesucristo, que quisisteis fuera circuncidada vuestra inmaculada carne, llamaros Jesús, y que os ofreciera en el templo vuestra Madre. Bendito seáis Vos, mi Señor Jesucristo, que os hicisteis bautizar en el Jordán por tu siervo Juan. Bendito seáis Vos, mi Señor Jesucristo, que con vuestra bendita boca predicasteis a los hombres palabra de vida, y en presencia de ellos ejecutasteis muchos milagros. Bendito seáis Vos, mi Señor Jesucristo, que para cumplir las escrituras de los profetas, manifestasteis con pruebas al planeta que érais el verdadero Dios. Bendita seáis Vos, Señora mía Virgen María, que con vuestros ojos bañados en lágrimas visteis bajar de la cruz a vuestro Hijo, envolverlo en el sudario, ponerlo en el sepulcro y ser allí custodiado por los soldados. Bendita seáis Vos, Señora mía Virgen María, que traspasado vuestro corazón con un profundo y amarguísimo dolor, fuisteis alejada del sepulcro de vuestro Hijo, y llena de pesar conducida por nuestros amigos a casa de Juan, donde al punto sentisteis alivio a tu gran mal, porque sabíais positivamente que próximamente debía resucitar vuestro Hijo.

oraciones a santa brigida

Esas llagas fueron laceradas y enrojecidas, oh dulce Jesús, por la efusión de tu adorable Sangre. ¡Oh, qué dolor tan grande y también inmenso has sufrido por amor a nosotros, en tu carne virginal! ¿Qué hubo que realizar por nosotros que no lo hayas hecho?

oraciones a santa brigida

Realiza un comentario